USA Today Sports Images

SPANISH: Un partido para la historia

Definitivamente el juego disputado entre FC Dallas y Toronto FC el pasado sábado 18 de abril en el Toyota Stadium, debería pasar al libro de Guinness World Records, pues presento un sin número de situaciones y hechos que difícilmente se pueden volver a repetir en partido alguno de futbol profesional.

Primero, porque Fabián Castillo abrió el marcador a los 29 segundos, después de un gran pase de Moisés Hernández, convirtiendo el gol más rápido en la historia de la Major League Soccer. El mismo Castillo consiguió 10 minutos más tarde su segundo gol en la noche, tras una buena habilitación de Blas Pérez, quien consiguió aumentar la ventaja a 3-0 sobre el minuto 27.

“Creo que tuvimos un comienzo espectacular, teníamos la experiencia de lo sucedido la semana anterior, salimos muy concentrados y decididos a ganar este partido y todo nos salió muy bien, principalmente en la primera parte. Pude anotar dos goles y conseguimos una buena ventaja que al final nos dio los tres puntos ante un equipo muy difícil. Después vino la tormenta y tuvimos que tener mucha paciencia para calentar muchas veces antes de finalizar el partido, al final ellos nos apretaron y terminamos un poco angustiados pero ganamos un partido muy importante para nosotros.” Comento Fabián Castillo, elegido como la figura del partido.

Segundo, por la suspensión que tuvo el partido durante 3 horas y 30 minutos después de un parcial apagón y una fuerte tormenta, llena de truenos y persistente lluvia, tiempo durante el cual hubo varios intentos de reanudación por parte del árbitro Ismail Elfath. Quien finalmente pudo regresar al partido hasta las 11 y 42 de la noche, jugando los tres minutos que faltaban de la primera parte, para regresar nuevamente a los vestuarios por 15 minutos más.

Para terminar finalmente el compromiso a las 12 y 48 minutos de la madrugada, es decir cinco horas y 18 minutos después de haber comenzado.

El tercer hecho difícil de creer en este partido, que hacia parte de la séptima jornada de la MLS, es que comenzó el sábado con 16.176 aficionados en las gradas y termino en los primeros 48 minutos del día domingo con poco menos de 500 espectadores, algo definitivamente inusual en el futbol profesional.

“Hoy nos hemos recuperado de una situación muy difícil ocurrida la semana pasada, estuvimos muy concentrados, tuvimos un gran comienzo y en general muy buena la primera parte de todo el equipo en la que conseguimos una ventaja importante. Después de la suspensión del juego por la tormenta, ellos hicieron difícil el final para nosotros, nos presionaron y descontaron en dos ocasiones,  pero estoy muy contento por el carácter mostrado por nuestro equipo que saco adelante un partido complicado en circunstancias adversas y extrañas para todos.” Comento el entrenador Oscar Pareja en rueda de prensa cerca a la una de la una de la madrugada del día domingo.

Como si todo eso no fuera suficiente, el talentoso jugador italiano, Sebastián Giovinco, estuvo a punto de convertirse en el héroe de la noche para el equipo canadiense, pues desplego toda su magia de jugador franquicia y marco dos golazos prácticamente consecutivos, en los minutos 83 y 89 y estuvo a punto de empatar él solo este partido.

Pero dejando de lado todos esos aspectos anecdóticos, numéricos y estadísticos debemos reconocer que vivimos un extraño pero buen partido. Con muy buenos goles y un excelente futbol demostrado principalmente por Fabián Castillo de FC Dallas y Sebastián Giovinco del Toronto FC quienes al final como grandes figuras intercambiaron camisetas.